Científicos crean un implante cerebral que permite el control remoto para zonas específicas

¿La ciencia está desarrollando implantes para provocar control de las interacciones sociales? Para algunos una función útil para otros un peligro remoto, lo cierto es que los científicos están innovando en esta área con el desarrollo de implantes cerebrales con funciones similares a la técnica optogenética.

El control mental desde el punto tecnológico puede parecer escalofriante, pero puede ser una técnica bastante útil en la materia de medicina, y es que en la actualidad es posible controlar zonas específicas del cerebro usando luz para apuntar a neuronas modificadas genéticamente, una técnica conocida como optogenética y que puede tratar desde parálisis a la ceguera.

Ahora, un grupo de científicos de la Universidad Northwestern han conseguido programar interacciones sociales entre ratones por primera vez, usando la misma técnica, una técnica que puede ayudar a mejorar la comprensión de las interacciones sociales humanas, como se forman las jerarquías y las relaciones en grupos complejos de individuos.

Los científicos de la Universidad Northwestern, alteraron algunas características de nuevas células al exponerlas a la luz, con ello, pudieron hacer ratones genéticamente modificados equipándolos con neuronas alteradas con un gen de algas sensibles a la luz, con la ayuda de un implante cerebral recientemente desarrollado.

“Ahora tenemos la tecnología para investigar cómo se forman y se rompen los lazos entre los individuos de estos grupos y para examinar cómo surgen las jerarquías sociales de estas interacciones”, señalarón los científicos a cargo de la investigación

El portal web wwwhatsnew señaló que “el implante tiene medio milímetro de grosor y se coloca debajo de la piel, en la superficie exterior del cráneo. Después se pone una sonda fina y flexible equipada con LED hacia abajo en el cerebro, de forma que los investigadores pueden operar la luz en tiempo real a través de la comunicación inalámbrica de campo cercano desde una computadora cercana”

Al ser una tecnología inalámbrica, permite que los ratones pueden moverse libremente mientras son analizados, sin embargo, esta técnica no está aprobada para su uso en humanos, pero puede proporcionar una idea de cómo nuestro cerebro actual al momento de comunicarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *