Implante cerebral ayuda a hombre paralítico a recuperar el sentido del tacto

¿Los avances de la tecnología mejoran el funcionamiento de los humanos? A través del brazo robótico, un hombre logro recuperar la movilidad y sensación con ayuda de un implante cerebral con electrodos del tamaño de un grano de arena.

La evolución que ha tenido la tecnología en lo últimos años no tienen comparación y menos en el área de la medicina moderna, y ahora científicos sorprende en este ámbito luego de obtener resultados positivos al dotar a un hombre paralitico con un implante cerebral.

Investigadores de la Universidad de Pittsburgh y del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh han desarrollado un implante cerebral que consta de electrodos más pequeños que un grano de arena, tal y como lo reseño el portal especializado en avances tecnológicos Techeblog.com.

Esta tecnología se implantó en la corteza sensorial de Nathan Copeland para que los electrodos pudieran recibir señales de un brazo robótico, gracias a ellos, cuando un investigador aplicó presión a los dedos de la prótesis, el hombre la sintió la acción en su mano derecha paralizada, evitando efectivamente su médula espinal dañada.

Puedo sentir casi todos los dedos. A veces se siente eléctrico y, a veces, es presión, pero en su mayor parte, puedo distinguir la mayoría de los dedos con una precisión definida. Se siente como si me estuvieran tocando o empujando los dedos ”, dijo Copeland.

Los científicos a cargo de la investigación, implantaron un total de cuatro conjuntos de microelectrodos en el cerebro de Copeland, con dos cuadrículas que leen las intenciones de movimiento de su corteza motora para controlar el brazo robótico y las otras para estimular su sistema sensorial, y gracias a la respuesta sensorial que tuvo en el paciente los investigadores sabían exactamente qué áreas del cerebro estimular para crear sensación en diferentes partes de sus manos.

Sin duda este podría ser uno de los hallazgos más sorprendente de los últimos años y que pueden revolucionar el mundo tal y como lo conocemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *