Singapur se convierte en el pais pionero en integrar la verificación facial como sistema nacional de identidad

¿Te imaginas un mundo que utilice verificación facial como en las películas de ciencia ficción? Singapur se convierte en el primer país de asía en incorporar la verificación facial como sistema de identificación nacional.

El reconocimiento facial ya dejó de ser un elemento exclusivo de las películas de ciencia ficción, lleva años entre nosotros aumentando su presencia como método de identificación, además de otros usos en el sector privado.

Singapur está integrando este tipo de tecnologías en su sistema nacional de identidad para ofrecer un acceso seguro a servicios, y beneficios del país asiático.

La iniciativa fue publicada por el medio BBC, y pretende ser una característica fundamental en la economía digital de Sungapur.

Esta verificación biométrica tiene como objetivo proporcionar a la ciudadanía singapurense una forma de acceder con toda seguridad tanto a servicios públicos como privados, no solo identifica, también certifica la presencia de las personas.

El fundador y director ejecutivo de la empresa británica iProov, que provee de la tecnología a la administración de Singapur, ha explicado a los medios públicos que cuando se identifica a una persona hay que asegurarse de que está realmente en el lugar.

Según el director de iProov no se trata de una fotografía, un vídeo, una grabación u otro engaño, esto para evitar usos indeseados.

Singapur se convierte en el pais pionero en integrar la verificación facial como sistema nacional de identidad

La intención del país asiático es integrar este sistema en el sistema nacional de identidad, concretamente en su vertiente digital conocida como SingPass.

“El sistema permite automáticamente a cuatro millones de usuarios de SingPass autenticarse y demostrar que están realmente presentes cuando acceden a los servicios gubernamentales en línea en ordenadores o quioscos” fueran las declaraciones dadas sobre esto.

“Actividades como completar una declaración de impuestos pueden ahora completarse con un simple escaneo biométrico facial, reemplazando la necesidad de recordar contraseñas” terminó la declaraciones.

Se trata de verificación y no de reconocimiento porque en este caso existe un consentimiento explícito por parte del usuario para que su rostro sea escaneado.

En el caso del reconocimiento facial, esta autorización no es necesaria y por eso el término se emplea, por ejemplo, para hablar de los sistemas de vigilancia masiva policiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *