Windows 10 podría ser la ultima cara de Microsoft

Microsoft-22

Microsoft se ha convertido en una compañía extraña. En Build, su conferencia para desarrolladores, tenía toda la atención de la prensa para hacer sus anuncios más importantes. Sin embargo, acabamos de conocer la que podría ser la noticia más importante del año para Microsoft. Según The Verge, Windows 10 será la última versión numérica del sistema operativo.

Antes de reventar la sección de comentarios, déjenme explicar. Desde que llegó Nadella, la compañía se ha enfocado en la nube y los productos móviles. Otra forma de decir que están enfocados en la nube es que, en lugar de vender software, ahora venden servicios. Ya lo están haciendo con Office 365; es más, en el último reporte financiero, la compañía dijo que ya cuentan con 12,4 millones de suscriptores, una cifra hoy seguramente es más alta.

Lo curioso es que todo ese enfoque hacia los servicios y la nube dejaba por fuera el producto estrella de Microsoft: Windows. Sin embargo, Tom Warren habló con el empleado de Microsoft Jerry Nixon que dijo que todo el equipo seguía trabajando en Windows 10. “Ahora mismo estamos lanzando Windows 10, pero como Windows 10 es la última versión, todos todavía estamos trabajando en Windows 10”, dijo en The Verge.

Windows 10 será la última versión del sistema operativo

¿Qué quiere decir esto? El sistema operativo dejará de tener grandes lanzamientos como Windows 7, Windows 8 y Windows 10. En cambio, será un servicio que se actualizará constantemente. Piensen un poco en Chrome y cómo el navegador se actualiza. Nadie sabe qué versión de Chrome está usando, simplemente sabe que está al día cuando lo reinicie.

Windows-10-Build-10056

Algo similar pasará con el sistema operativo de MS. Todo el SO está pensado para que las diferentes partes se puedan actualizar de manera independiente. “En vez de grandes lanzamientos, habrá mejoras y actualizaciones constantes. Parte de esto es posible por dividir el sistema operativo en componentes como el menú de inicio y las apps preinstaladas”, dice el medio norteamericano.

Los comentarios del empleado de Microsoft se dieron en una conferencia más pequeña llamada Ignite. Oficialmente, la compañía dijo que “los recientes comentarios en Ignite sobre Windows 10 son un reflejo de la forma en que Windows será distribuido como un servicio, trayendo nuevas innovaciones y actualizaciones constantemente, con valor agregado para nuestros consumidores y clientes corporativos”. La compañía añadió que “no estamos hablando sobre el futuro del ‘branding’, pero los consumidores pueden estar confiados que Windows 10 estará al día y será el motor detrás de dispositivos como PC, smartphones, Surface, HoloLens y el Xbox”.

Esto quiere decir que no saben cómo van a manejar el nombre de Windows, pero sí quiere decir que Windows será un SaaS (software as a service).

Que sea un servicio tiene serias implicaciones. Anteriormente, cada gran lanzamiento de Windows, además de renovar el sistema operativo, tenía una misión mucho más grande: aumentar las ventas de computadores. Al cambiar totalmente el modelo, Windows tendrá que manejar inteligentemente la delicada relación que tiene con sus aliados de hardware. Al tener actualizaciones constantes, no habrá ese lanzamiento clave –con su respectivo empuje de mercadeo– que motive a los usuarios a comprar equipos.

Si me permiten, voy a especular un poco. Microsoft quiere seguir el modelo de Apple, con algunas modificaciones. Todas las movidas recientes de la compañía muestran que están interesados en fabricar dispositivos controlando el hardware y el software. La compra de Nokia, la insistencia en el Surface (que tuvo un comienzo terrible) y el compromiso con la división de Xbox demuestran que Microsoft quiere crear experiencias cohesionadas.

Microsoft quiere siguiendo el modelo de Apple, con algunas modificaciones

windows-10-phone

Esto no quiere decir que vayan a dejar de desarrollar software para terceros. Esto está en el núcleo de la compañía. Sin embargo, la recompensa de entregar una experiencia totalmente controlada por la compañía es muy alta como para no apostar (léase, el modelo Apple). Si Windows 10 resulta siendo un éxito, puede jalar todo un ecosistema y, por qué no, toda la compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *