La ‘tablet’ con Windows

A pesar de que hoy son una minoría los que usan tabletas con Windows, estas tienen algunas poderosas ventajas frente a un iPad o una tableta Android. Las razones que explican que sean minoritorias son principalmente la pobre experiencia que ofrece Windows 8 cuando usamos la interfaz Modern UI y la escasez de aplicaciones específicamente diseñadas para pantallas táctiles.
La nueva versión del sistema es el tercer intento de Microsoft para que los que usen una tableta apuesten por Windows. Tras tirar la toalla con la versión RT tampoco han logrado seducir a muchos para que compren esos ordenadores disfrazados de tableta que son las Surface Pro 3. El problema está en los 800 euros que cuesta el modelo más básico.
La gran duda con Windows 10 es si los desarrolladores se decidirán a realizar aplicaciones universales, capaces de adaptarse a ordenadores, tabletas y móviles. Para comprender de lo que estas pueden ser capaces podemos fijarnos en algo que ya existe: Adobe añadió funciones para que Photoshop CC en Windows 8 se viese y se usase de forma diferente en una tableta que en un PC.
La gran debilidad de las tabletas que usan Windows 8 es a su vez su gran ventaja: pueden usar aplicaciones de PC. Esto frena la creación de aplicaciones pensadas para pantallas táctiles, pero también permite que cuando queramos seguir trabajando con un monitor, un teclado y un ratón no tengamos que cambiar de dispositivo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *